No tirés tu dinero a la basura

Esta es una de las formas más comunes y fáciles de tirar tu dinero directamente a la basura. Si estás buscando alguna forma de conseguir clientes, esta no es la forma correcta de hacerlo.

¿De qué estoy hablando?

Me refiero al envío masivo de correos electrónicos sin el consentimiento del destinatario.
Mandar correos masivos (spam) es una práctica repudiable e inefectiva. A diario recibo correos de servicios y productos o boletines a los cuáles no me suscribí y en vez de provocar en mí algún interés en adquirir algunos de esos productos o servicios lo que causan es rechazo hacia ellos.

“Publicidad efectiva”

¿Qué de efectivo tiene que tu mensaje llegue directamente a la basura?

Interrumpir la privacidad de alguien para tratar de venderle algo no tiene nada de efectivo.

Por favor no hagás uso de esta mala práctica que hará que tu negocio sea etiquetado como spammer.

Vos tenés el potencial de crear una empresa única

Hoy quiero compartirte este video de una charla de John Chisholm a la que tuve la maravillosa oportunidad de asistir.

Comenzá con algo que te apasione.

John comparte valiosos consejos sobre cómo iniciar tu empresa y  lo importante que es la pasión en el inicio de tu proyecto.

Estoy seguro que si seguís los consejos de Chisholm, habrán cambios drásticos en tu vida.

La charla está en inglés pero el video tiene la opción de ver subtitulos en español. Solo tenés que hacer click en el botoncito que dice CC y luego click en donde dice Spanish.

Micro créditos para millonarios

Las corporaciones o grandes empresas con ganacias millonarias abusan de los pequeños negocios como el tuyo y el mío.

Hace algún tiempo recibí una llamada de una empresa que se dedica a fabricar cosméticos, ellos necesitaban una pequeña cantidad de pines o botones promocionales. Pláticamos acerca del tamaño, diseño, tiempo de entrega y precio, hasta ahí la plática iba bien.

Las cosas cambiaron al mencionar la forma de pago. Ellos preguntaron si aceptaba dar 30 días de crédito, a lo que respondí que no. Esa respuesta fue suficiente para dar por terminada la plática. Simplemente la venta no se hizo.

¿Qué cantidad de dinero dejé de recibir?, ¿Cuánto creés?. El total era un aproximado de US$25. ¿Podés creer esto?.

En el momento me dió risa, pero luego sentí repudio de la actitud de algunas empresas grandes hacia empresas pequeñas. Me parece rídiculo que esas empresas con grandes flujos de dinero exijan cosas como esa o que vengan a imponer sus reglas.

¿Y vos has tenido alguna experiencia como esta?